Me he follado a tu puta, porno con jovencitas

Esto es lo que le decía un amigo a otro, y después le enseñó este vídeo porno:

Y es que su amigo siempre estaba presumiendo de lo buena que estaba la tía que se estaba follando. Que si era muy puta, que si estaba buenísima, que si follaba muy bien, la mamaba como nadie… así que un día, después de tanto presumir, su otro amigo decidió probarla. La muy zorra tampoco es que se resistiera demasiado, es lo que tiene ser adicta al sexo… lo que viene a llamarse ninfómana vamos. Y le pegó una buena follada. La cara de puta que ponía la tía mientras se la estaban follando era para hacer una película.

En realidad, es bastante probable que se la pegara a su amigo con cualquier tío que se le cruzara, pero creo que su amigo lo sabía… ya que posiblemente era un cornudo.

De hecho, tras decírselo y mostrarle este vídeo, se lo tomó bastante bien… demasiado. Y es que tampoco es que tuviera una relación seria, simplemente era sexual. Creo que incluso se pudo poner algo cachondo al pensar que otro se había follado a la misma tía que él.

Lo siguiente tal vez sea rodar un vídeo xxx juntos, es decir, hacer un trío… el amigo, él y la puta. Podría ser hasta el título para una película.

La llegada del porno gratis nos cambió la vida

Quizá haya gente que quiera hacerse la ingenua, pero a mí siempre me ha gustado llamar a las cosas por su nombre. La pornografía es un tema en el que cada cual da su opinión, y que está lleno de tabúes y prejuicios, no ella, sino los que opinamos; y por eso está abocada a tener diferentes interpretaciones. Pero para mí, lo que son tonterías son tonterías, y así es justamente como las llamo.

Me carga la gente que afirma que la llegada de Internet, con su acceso ilimitado y gratuito a toda clase de géneros, incluido el pornográfico, ha sido la causante del aumento de los adictos al sexo y de los viciosos sexuales. A ver, totalmente de acuerdo en que el acceso al porno gratis nos ha cambiado la vida; pero no para obligarnos a consumirlo ni a convertirnos en sus esclavos, sino para disfrutarlo a quienes de siempre hemos sido aficionados a este tema.

gratisporno_37589345

Yo por ejemplo, y un montón de amigos más a los que conozco muy bien, siempre hemos consumido porno, antes de la llegada de Internet a nuestras casas. De más jóvenes tirábamos de las revistas eróticas, o directamente pornográficas, que sustraíamos a nuestros hermanos mayores, o a nuestros padres si no eran muy cuidadosos con el tema (pero por lo general lo eran, no por los hijos, sino por sus mujeres, que armaban el pollo si por casualidad llegaban a pillarlas). Sin embargo, cuando llegó la red a nuestras vidas, y aún mejor, a nuestras casas, aquello se acabó.

Entonces fue mucho más fácil mirar porno en la intimidad, sin que nadie nos molestara, y sin dejar ningún testigo gráfico de nuestras andanzas. Nuestros ordenadores se convirtieron en un catálogo interminable de pornografía gratuita que, en principio, nadie debía saber que existía; pero cuando nos dimos cuenta que aquellos que convivían con nosotros habían averiguado de alguna forma nuestras contraseñas personales, aprendimos a borrar el historial de navegación, y a no guardar archivos temporales ni imágenes en ninguna carpeta (aunque algunos pánfilos siguieron haciéndolo, so pena de que los descubrieran, con nombres tan disimulados como “porno” o “tias buenas”; pero en fin…).

Vamos, que nos adaptamos a los tiempos, ¡y qué tiempos!, cuando ahora no tenemos más que abrir un navegador en cualquiera de nuestros dispositivos móviles para tener todo el porno gratis que queramos. Sí, a los que ya éramos bastante cachondos, la pornografía online es como el paraíso en la tierra. ¿Y eso ha hecho que la gente digamos conservadora, sin afición por el tema, se haya vuelto una salida sexual? Lo dudo mucho, la verdad. Habría que ver dónde escondían estos recatados su arsenal porno y en qué formato, o a lo mejor lo llevaban reprimido dentro de sus cabezas; pero que no se equivoquen ni nos mientan: si les gusta el porno online al grado de causarse una adicción, es que ya venían predispuestos para ello, estoy seguro.

Lo que sí estoy dispuesta a admitir es que, en algunos casos, el tener un acceso fácil y gratuito al porno sí que puede hacer que nuestro consumo de él crezca, y de múltiples formas. Puede que nos gusten otras categorías xxx, o que además de los vídeos porno nos aficionemos también a las galerías eróticas. O puede ser que, para rizar el rizo, nos pase como a la actriz de este porno video:

¿Qué tiene de especial esta chica? Pues es una actriz porno, que combina la actuación con el modelaje xxx, toda una trabajadora a tiempo completo. Es de suponer que cuando llega a casa sólo quiera darse una ducha y relajarse en el sofá para cargar las pilas para el día siguiente, pero no: después de la consabida ducha, la muy zorra se dedica a las webcam porno, a las que añade una línea de teléfono erótica. Así, también a ella le ha cambiado la vida el porno gratis: la ha hecho volverse una pluriempleada, todo en el mismo sector y haciendo una actividad que de verdad le gusta. ¿Podría haberse realizado de esta manera sin la ayuda del porno gratis? Pues seguramente no, pero que no me digan que es eso lo que la ha vuelto así: esta tía ya era una viciosa de las buenas, y encontrarse en este momento es lo que ha hecho que su forma de ser se desarrolle de una forma completa.

¡Cómo nos gustan las fiestas xxx…!!

gratisporno3879387534

Recuerdo que cuando era joven, mi idea de una fiesta desenfrenada era una reunión con mis amigos donde comprábamos litronas y botellas de alcohol a precio módico, y bebíamos hasta hartanos (sí, fue nuestra generación la que inventó el botellón, ¿o pensáis que eso es de dos días?). Si teníamos la suerte de que alguna chica se uniera a nuestra celebración, mejor que mejor, pero vamos, no era un detalle imprescindible; bien podíamos salir luego a intentar ligar, una vez que hubiéramos acabado con todas las botellas.

Pero ahora la cosa ha cambiado, vaya que sí. Y no lo digo por la juventud, de la que ya cada vez estoy más lejano, sino por mi propia generación, que se ha vuelto más exigente, más exquisita, o demasiado dependiente de lo que ha visto durante años y años de consumir pelis XXX; y es que ya no nos llena ninguna fiesta si no es de tipo sexual, fíjate qué cosas. ¿O a quién no pone burro una reunión como la que se puede ver en este vídeo?:

Hace unos años, la cosa más parecida que teníamos a reuniones de este tipo eran las despedidas de soltero, donde se suponía que los tíos nos desfasábamos un huevo, intentado pillar en una noche lo que habías pillado en todo el año, con la excusa de acompañar al futuro marido en la que iba a ser su última noche como hombre libre (quién sabe, lo mismo es tío iba a follar de ahora en adelante más que todos nosotros). Era una tradición irse a un puticlub, o contratar a una stripper, o directamente pasar toda la noche haciendo referencias sexuales de todo lo que veíamos, a ver si alguna tía se animaba a celebrar con nosotros. Un poco patético ahora que lo pienso, sobre todo si lo comparas con Resacón en Las Vegas; pero era lo que había, y lo pasábamos bien.

Luego la cosa se extendió también a las tías, y las despedidas de solteras se fueron convirtiendo en fiestas cada vez más salvajes, yendo de marcha a los boys, como ellas los llaman, o contratándolos también para sus reuniones privadas, según fueran de presupuesto. Las tías por lo general no buscan follar a toda costa en este tipo de celebraciones, sólo disfrutar de los cuerpos esculturales de esos maromos durante unas horas, sabiendo que lo que les espera en casa no se parece ni por asomo; pero por supuesto hay de todo, se cuentan historias de todo tipo, desde cuernos estratosféricos a incestos xxx, aunque de eso ya hablaremos otro día.

Y por fin, se han inventado las célebres reuniones de swingers, toma ya vocablo inglés, pero que los castellanos hemos adaptado perfectamente a nuestro idioma, menudo somos para esas cosas. La palabreja se puede traducir perfectamente como solteros, pero oye, como que decirlo en inglés da más glamour, ¿o no? Pero lo mejor de todo es que sustituye perfectamente a una orgía, que oye, suena más basto y mucho menos educado; así, además de moderno, quedas elegante. Y aquí sí que vale de todo.

Si nunca has probado el porno anal, no tardes en apuntarte a una de estas reuniones, porque parecen que allí las tías van ya directamente con el culo abierto; entre que les resulta novedoso, está totalmente de moda, y son viciosas que te cagas, seguro que no te vas sin pillar un ojete para taladrar. Y lo mejor de todo es que no solamente puedes encontrar jovencitas xxx en estas fiestas, que por lo general no suelen ser tan lanzadas, ni tan experimentadas; dentro del término swinger también entran las nuevas divorciadas, esas maduras porno con las que todos hemos soñado alguna vez en nuestra vida, y que van allí a saco a pillar carne por todos lados, pues tienen demasiado reciente el matrimonio como para querer atarse a nadie, y demasiado reciente el divorcio para estas pensando en otra relación seria.

Lo que os decía, folladón seguro en estas reuniones swingers, por poco que te lo propongas. Yo nunca he ido a ninguna de ellas, pero tengo muchos colegas que están totalmente enganchados a los clubs de solteros, y no veas qué historias cuentan los muy cabritos; así que seguro que me animo algún día, y por supuesto os contaré mi experiencia en estas páginas. Mientras tanto, no dudéis en hacernos partícipe en este tema si habéis tenido alguna vivencia de este tipo, si conocéis cuáles pueden ser los mejores establecimientos para estas prácticas, o simplemente tenéis una amiga que no tenga problemas en hacer celebraciones privadas, ¿no sería genial?

Le arreglé el coche a mi vecina la gorda

El viernes pasado yo venía reventado del trabajo, y no quería otra cosa que llegar a casa para descansar y tomarme una cerveza bien fría. Pero el destino me tenía preparada otra jugada, qué poco imaginaba yo que el día se me iba a torcer, pero para muy bien.

Al girar en la curva y entrar en mi calle, vi que había un coche parado en la acera frente a mi puerta, con las puertas y el capó abierto. De hecho, de éste último no podía ver ni una sola parte del motor, porque todo me lo tapaba un enorme trasero enfundado en una llamativa falda de rayas, que no reconocí en un primer momento. Pero cuando la chica se incorporó y se volvió, supe quién era en seguida.

gratisporno_837895

Era una de las vecinas de la urbanización, que vivía un par de calles más abajo, una pelirroja bien entrada en carnes, vamos, bastante gorda, que llamaba la atención porque siempre vestía como si pesara cincuenta kilos menos, es decir, con ropa muy corta y ajustada, marcando michelines pero también tetazas y pezones, y un culo en el que siempre se le marcaba la línea del tanga. Nunca me había llamado especialmente la atención, pero en ese momento me pareció que la chavala tenía un polvazo (debía ser que era viernes y ya echaba de menos mi sesión semanal de porno).

Me acerqué como todo un caballero, y ella me dijo que se le había parado el coche no sabía muy bien por qué, y si podía echarle una mano; yo para entonces ya estaba bien caliente, y se me ocurrieron un par de sitios donde meterle esa mano y otras cosas, pero me callé mis intenciones y miré un poco dentro del motor, a ver qué podía hacerse. Me pareció que seguramente estuviera bajo de batería, así que le hice una recarga express con mi coche, y el problema quedó solucionado al instante.

En ese momento pensé que todo estaba arreglado y que cada cual tiraría para un lado, pero entonces ella se me acercó con una sonrisa pícara, y poniendo su boca contra mi oído me dijo lo amable que le parecía, y la recompensa que estaba dispuesta a darme si la invitaba a mi casa y le ofrecía algún refresco.

La verdad es que yo al principio no la creí, aunque acepte su oferta, porque pensé que si no me sacaba un polvo, al menos me quedaría un buen calentón con el que cascármela después durante un rato. Pero cuando nos tomamos esa cerveza fría, la muy guarra cumplió todas sus promesas, y desde ese momento estoy deseando volvérmela a encontrar, porque de repente le he cogido mucho gusto a las mujeres obesas, ¿cómo lo ves?

Sí amigos, donde hay carne, hay alegría, olvídate del pelo, que no hay nada como encontrar sitio donde agarrarse cuando tienes a una tía empotrada contra el sofá de tu salón.

Mi novia me dijo que parase el coche para masturbarse

novia

Hay que ser muy pero que muy cachonda para ir en el coche con tu novio y de repente decirle que pare porque tienes la necesidad urgente de masturbarte. Esta jovencita de tetas grandes lo hizo, vaya que si lo hizo, y ni corta ni perezosa se bajó los pantalones, después las bragas y empezó a masturbar su coño depilado hasta que sus dedos se quedaron impregnados por un montón de flujo vaginal. Si amigos, se corrió un montón y la lástima fue que el pardillo de su novio ni siquiera tuvo la decencia de comerle el chocho y de follársela, pero supongo que estará acostumbrado y a veces te pone mucho más guarro ver cómo se toca que meterle la polla directamente…